Servicios

Obra

 


OBRA

¿Cuándo es necesario un arquitecto técnico en la obra?

¿Puedo renunciar a la dirección de obra?¿Cuáles son los pasos para renunciar?

¿Debe el Director de Obra paralizar la obra si el Director de Ejecución de Obra renuncia?

¿Está el Director de Obra obligado a elaborar certificaciones parciales de la obra?

¿Puede un ayuntamiento pedir un certificado de liquidación final de obra redactado por un técnico competente y visado por el Colegio Oficial? ¿Tiene el arquitecto alguna responsabilidad al firmar y certificar por tanto el coste de unas obras?

¿Cuándo es necesario realizar un proyecto de montaje de andamio?

¿Es suficiente la titulación de arquitecto para ejercer como Coordinador de Seguridad y Salud?

 

 


¿Cuándo es necesario un arquitecto técnico en la obra?

En el artículo 13 de la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, se indica que el profesional designado como director de ejecución de obra será un arquitecto técnico cuando las obras tengan por objeto la construcción de edificios de los usos descritos en el artículo 2a) que son los usos administrativo, sanitario, religioso, residencial en todas sus formas, docente y cultural.
 
(…) 2. Son obligaciones del director de la ejecución de la obra:
a) Estar en posesión de la titulación académica y profesional habilitante y cumplir las condiciones exigibles para el ejercicio de la profesión. En caso de personas jurídicas, designar al técnico director de la ejecución de la obra que tenga la titulación profesional habilitante.
Cuando las obras a realizar tengan por objeto la construcción de edificios para los usos indicados en el grupo a) del apartado 1 del artículo 2, la titulación académica y profesional habilitante será la de arquitecto técnico. (…)
Fuente: BOE Artículo 13 de la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación.
 
Artículo 2. Ámbito de aplicación.
1. Esta Ley es de aplicación al proceso de la edificación, entendiendo por tal la acción y el resultado de construir un edificio de carácter permanente, público o privado, cuyo uso principal esté comprendido en los siguientes grupos:
a) Administrativo, sanitario, religioso, residencial en todas sus formas, docente y cultural.
b) Aeronáutico; agropecuario; de la energía; de la hidráulica; minero; de telecomunicaciones (referido a la ingeniería de las telecomunicaciones); del transporte terrestre, marítimo, fluvial y aéreo; forestal; industrial; naval; de la ingeniería de saneamiento e higiene, y accesorio a las obras de ingeniería y su explotación.
c) Todas las demás edificaciones cuyos usos no estén expresamente relacionados en los grupos anteriores. (…)
Fuente: BOE Artículo  2 de la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación.ç
 
De acuerdo con lo indicado, aquellas obras que se realicen para la construcción o rehabilitación de edificios que tengan los usos descritos requerirán de un director de ejecución de obra, que será un arquitecto técnico.  
 

Será necesario un arquitecto técnico en el puesto de Dirección de Ejecución de Obra cuando la obra se realice para la construcción o rehabilitación de edificios donde se den los usos siguientes: administrativo, sanitario, religioso, residencia en todas sus formas, docente y cultural. 

 

 

 

¿Puedo renunciar a la Dirección de Obra?¿Cuáles son los pasos para renunciar?

El Director de Obra puede renunciar en cualquier momento a la Dirección de Obra. No hay razones que obliguen al Director de Obra a continuar en el puesto si no lo desea. 
 
Para la renuncia a la Dirección de Obra es necesario que se notifique tanto al promotor, como al Ayuntamiento donde se ha tramitado la licencia, así como al colegio de arquitectos donde se visó el proyecto y los documentos de la obra. Es recomendable asegurar la recepción del documento de renuncia, con un envío mediante burofax al promotor y con registro de entrada en el ayuntamiento y en el colegio de arquitectos. Igualmente, debe consignarse la renuncia en el Libro de Órdenes de la obra. 
 
En el documento de renuncia, ha de figurar la siguiente información:
- Datos generales de identificación de la obra y del arquitecto.
- Si se ha iniciado la obra o no. En caso de que se haya iniciado, se indicará el nivel de ejecución de la obra, expresado en porcentaje por partidas. Se
adjuntará igualmente una copia del Libro de Órdenes, donde se habrá reflejado el abandono de la dirección de obra.
- Exposición breve de las razones por las que se abandona la dirección de obra (si se han incumplido órdenes concretas del director de obra, si se trata de una decisión de mutuo acuerdo con el promotor, etc.)
 
Es recomendable ponerse en contacto con la demarcación del Colegio de Arquitectos correspondiente, por si existieran más instrucciones a seguir de tipo administrativo.
 

El Director de Obra puede renunciar a la obra si así lo desea. Deberá redactar un documento de renuncia y enviarlo al promotor, al ayuntamiento y al Colegio de Arquitectos, con acuse de recibo, así como consignar la renuncia en el Libro de Órdenes de la obra. 

 

 

 

¿Debe el Director de Obra paralizar la obra si el Director de Ejecución de Obra renuncia?

Cuando el Director de Ejecución de Obra renuncia, está obligado a notificar su renuncia a los agentes que intervienen en la misma, así como a consignar la renuncia en el Libro de Órdenes. Posteriormente, dado que no se cumplen las condiciones iniciales de la obra en la que se nombran todos los agentes, lo más adecuado es que se paralice la obra hasta que se nombre un nuevo Director de Ejecución de Obra.

Es adecuado que el Director de Obra paralice la obra cuando el Director de Ejecución de Obra renuncia, hasta que se nombre uno nuevo. 

 

 

 

¿Está el Director de Obra obligado a elaborar certificaciones parciales de la obra?

En la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, la obligaciones del Director de Obra se establecen en el artículo 12, apartado 3. Entre estas obligaciones, se encuentra la de "conformar las certificaciones parciales y la liquidación final de las unidades de obra ejecutadas, con los visados que en su caso fueran preceptivos". Esto significa que el Director de Obra está obligado a redactar y firmar las certificaciones parciales de la obra cuando sean necesarias. 

El Director de Obra está obligado a redactar y firmar las certificaciones parciales de la obra cuando sean necesarias. 

 

 

 

¿Puede un ayuntamiento pedir un certificado de liquidación final de obra redactado por un técnico competente y visado por el Colegio Oficial? ¿Tiene el  arquitecto alguna responsabilidad al firmar y certificar por tanto el coste de unas obras?

El Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, establece lo siguiente en el artículo 102 “Base imponible, cuota y devengo” de la subsección 5ª acerca del Impuesto sobre Construcciones Instalaciones y Obras:
 
1. La base imponible del impuesto está constituida por el coste real y efectivo de la construcción, instalación u obra, y se entiende por tal, a estos efectos, el coste de ejecución material de aquélla.
 
De acuerdo con este artículo, el sistema empleado para calcular el impuesto es el coste real y efectivo de la construcción, por lo que es adecuado que el Ayuntamiento solicite ese dato a través de un certificado de liquidación final de obra ejecutada.
 
En cuanto a quién debe realizar este documento, el agente indicado es el arquitecto Director de Obra, de acuerdo con el artículo 12, apartado 2. e) de la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, que indica como obligación del Director de Obra lo siguiente:
 
e) Suscribir el acta de replanteo o de comienzo de obra y el certificado final de obra, así como conformar las certificaciones parciales y la liquidación final de las unidades de obra ejecutadas, con los visados que en su caso fueran preceptivos.
Fuente: BOE. Articulo 12  de la Ley 38/1999
 
Asimismo, el visado de esta certificación es obligatorio, puesto que se considera documentación relacionada con el Certificado Final de Obra. En el artículo 2 “Visados obligatorios” del Real Decreto 1000/2010, de 5 de agosto, sobre visado colegial obligatorio, se indica la obligatoriedad de visar el Certificado Final de Obra:
 
b) Certificado de final de obra de edificación, que incluirá la documentación prevista en el anexo II.3.3 del Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación.
 
Finalmente, la firma del arquitecto en una certificación de estas características implica que se hace responsable de la veracidad de los datos que suscribe.
 

El Director de Obra está obligado a elaborar un certificado de liquidación final de la obra y visarlo, a petición del ayuntamiento correspondiente. Asimismo, es responsable del contenido del mismo. 

 

 

 

¿Cuándo es necesario realizar un proyecto de montaje de andamio?

El Real Decreto 2177/2004, de 12 de noviembre, por el que se modifica el Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, en materia de trabajos temporales en altura, cuenta con un anexo donde se  refieren las “Disposiciones relativas a la utilización de los equipos de trabajo para la realización de trabajos temporales en altura”.  En el apartado 4.3.3 de este anexo se establece lo siguiente:
 
En función de la complejidad del andamio elegido, deberá elaborarse un plan de montaje, de utilización y de desmontaje. Este plan y el cálculo a que se refiere el apartado anterior deberán ser realizados por una persona con una formación universitaria que lo habilite para la realización de estas actividades. Este plan podrá adoptar la forma de un plan de aplicación generalizada, completado con elementos correspondientes a los detalles específicos del andamio de que se trate.
A los efectos de lo dispuesto en el párrafo anterior, el plan de montaje, de utilización y de desmontaje será obligatorio en los siguientes tipos de andamios:
a) Plataformas suspendidas de nivel variable (de accionamiento manual o  motorizadas), instaladas temporalmente sobre un edificio o una estructura para tareas específicas, y plataformas elevadoras sobre mástil.
b) Andamios constituidos con elementos prefabricados apoyados sobre terreno natural, soleras de hormigón, forjados, voladizos u otros elementos cuya altura, desde el nivel inferior de apoyo hasta la coronación de la andamiada, exceda de seis metros o dispongan de elementos horizontales que salven vuelos y distancias superiores entre apoyos de más de ocho metros. Se exceptúan los andamios de caballetes o borriquetas.
c) Andamios instalados en el exterior, sobre azoteas, cúpulas, tejados o estructuras superiores cuya distancia entre el nivel de apoyo y el nivel del terreno o del suelo exceda de 24 metros de altura.
d) Torres de acceso y torres de trabajo móviles en los que los trabajos se efectúen a más de seis metros de altura desde el punto de operación hasta el suelo.
Sin embargo, cuando se trate de andamios que, a pesar de estar incluidos entre los anteriormente citados, dispongan del marcado "CE", por serles de aplicación una normativa específica en materia de comercialización, el citado plan podrá ser sustituido por las instrucciones específicas del fabricante, proveedor o suministrador, sobre el montaje, la utilización y el desmontaje de los equipo.
Fuente: BOE. Real Decreto 2177/2004, de 12 de noviembre
 

De acuerdo con la información descrita, se dan varios supuestos en los que es necesario proyecto de montaje de andamio. La pregunta más habitual hace referencia a la altura mínima del andamio a partir de la cual no es necesario proyecto. Para los andamios cuya altura hasta la coronación no supere los 6 metros ni dispongan de elementos horizontales que salven distancias de más de 8 metros, no será necesario el proyecto o plan de montaje.

 

 

 

¿Es suficiente la titulación de arquitecto para ejercer como Coordinador de Seguridad y Salud?

En la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, en la disposición cuarta, se establece lo siguiente para la figura de Coordinador de Seguridad y Salud en la disposición adicional cuarta:
 
Las titulaciones académicas y profesionales habilitantes para desempeñar la función de coordinador de seguridad y salud en obras de edificación, durante la elaboración del proyecto y la ejecución de la obra, serán las de arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico, de acuerdo con sus competencias y especialidades.
 
Por otra parte, la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales trata la coordinación de actividades empresariales en un centro de trabajo (función incluida en las tareas de Coordinador de Seguridad y Salud), en el artículo 24. Este artículo se desarrolla posteriormente a través del Real Decreto 171/2004, de 30 de enero, que establece lo siguiente en su artículo 14, apartado 4: 
 
La persona o personas encargadas de la coordinación de actividades preventivas deberán contar con la formación preventiva correspondiente, como mínimo, a las funciones del nivel intermedio.
Fuente: BOE. Artículo 14, apartado 4, del Real Decreto 171/2004
 
Las funciones de nivel intermedio se corresponden con lo que indica el artículo 36 del Reglamento de los Servicios de Prevención (Real Decreto 39/1997) y el anexo V del reglamento, que refiere un programa cuya duración es de 300h. 
 

No es suficiente la titulación de arquitecto para ejercer de Coordinador de Seguridad y Salud. De acuerdo con lo expuesto, para realizar la labor de Coordinación de Seguridad y Salud, además de la titulación exigida por la Ley de Ordenación de la Edificación es necesaria también una formación preventiva de nivel intermedio.

 


 

Fecha de publicación: 
Martes, Octubre 30, 2018